Levántate y anda

Este día hablábamos con mi hijo de la sanidad del paralítico de la puerta de la Hermosa (Hechos 3:1-26). Me llamó la atención el hecho de que Pedro tuviera que pedirle al paralítico que le mirara; esto me llevó a ponerle más atención al contexto. El hombre había nacido paralítico. Para los judíos de aquella... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑