Rompiendo pactos con el enemigo

Un pacto es “un acuerdo entre dos o más personas que obliga a ambas a cumplir una serie de condiciones”, yo describiría realizar un pacto con el enemigo como ponerme de acuerdo con él en cuanto a una mentira respecto de mi identidad, mi propósito o mi destino y establecer esa mentira como verdad en mi vida.

Hagamos un breve repaso de quién es nuestro enemigo.  Jesús lo describe en Juan 8:44 “Él fue homicida desde el principio, y no se ha mantenido en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira”. El opera de diferentes formas, pero utiliza mucho la imitación, la lisonja y el falso consuelo. Podemos ver cómo funciona leyendo el caso de la sublevación de Absalón en 2 Samuel 15:1-6:  “Aconteció después de esto que Absalón se hizo de un carro y caballos, y de cincuenta hombres que corrieran delante de él. Y Absalón se levantaba temprano y se situaba junto al camino de la puerta; y sucedía que todo aquel que tenía un pleito y venía al rey para juicio, Absalón lo llamaba y decía: ¿De qué ciudad eres? Y éste respondía: Tu siervo es de una de las tribus de Israel.  Entonces Absalón le decía: Mira, tu causa es buena y justa, pero nadie te va a escuchar de parte del rey. Decía además Absalón: ¡Quién me nombrara juez en la tierra! Entonces todo hombre que tuviera pleito o causa alguna podría venir a mí y yo le haría justicia.  Y sucedía que cuando alguno se acercaba y se postraba ante él, él extendía su mano, lo levantaba y lo besaba.  De esta manera Absalón trataba a todo israelita que venía al rey para juicio; así Absalón robó el corazón de los hombres de Israel.” (énfasis añadido).

Las personas tenían alguna carga o problema; Absalón se interponía en el camino de las personas y los hacía sentir escuchados, les hacía pensar que tenían razón en cuanto a sus quejas y hacía que lo vieran como alguien cercano y auténtico; sin embargo, todo esto eran mentiras, imitación, lisonja, falso consuelo.  De esta manera, satanás tiene a sus allegados circundándonos, esperando la oportunidad para que, a partir de alguna herida puedan ofrecernos un falso consuelo y llenarnos de sus mentiras.  De esta suerte, acabamos creyendo cosas tales como: “estoy solo”, cuando la Biblia dice que Dios nunca nos dejará ni desamparará (Josué 1:5, Hebreos 13:5), “no soy capaz de cumplir con mi llamado”, cuando la Biblia dice  que todo lo podemos en Cristo que nos fortalece (Filipenses 4:13); “tengo miedo” cuando la Biblia dice que el verdadero amor  echa fuera el temor (1 Juan 4:18); “no merezco ser amada”, cuando la Biblia dice que somos el objeto del amor de nuestro padre celestial (Efesios 3:18-19) .  Hay muchas mentiras que están en nuestro inconsciente y que se han convertido en paradigmas que gobiernan nuestra manera de pensar, esas mentiras son pequeños pactos que hemos hecho con el enemigo, aceptando como verdad cosas que son totalmente erróneas a la luz de la Palabra.  Esas áreas de nuestra vida necesitan transformación, renovación, requieren que las mentiras que hemos crecido sean reemplazadas por verdades basadas en la palabra de Dios.

Para romper con un pacto hecho con el enemigo es importante:

  1. Pedirle a Dios que nos muestre cuáles son los pactos que hemos hecho y estar dispuestas a escuchar su voz traer claridad sobre esos temas. (Juan 14:13-16)
  2. Pedir perdón a Dios por haber escuchado la voz del enemigo y por habernos dejado guiar por ella. Recordemos que Dios nos ha mandado a no hacer alianzas con los enemigos (Éxodo 23:32) y a guardar nuestro corazón (Proverbios 4:23)
  3. Debemos romper el pacto realizando y declararlo audiblemente y pedir a Dios que traiga sanidad sobre las áreas que necesitan restauración. (Proverbios 18:21)
  4. Reemplazar esas mentiras por la verdad de Dios a través de su palabra. (Juan 8:32)
  5. Mantenernos firmes en el proceso de sanidad y renovación de nuestro entendimiento. (Romanos 12:2)

Todo lo que el enemigo logre con artilugios en nuestra vida es ilegal.  La Biblia dice en Colosenses 2:13-15 “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” por lo que todo derecho legal que haya habido anteriormente en nuestra contra, aún si nosotros estuvimos de acuerdo con el enemigo, ¡ya no existe más! Así que ¡vamos!, ¡aprópiate de esa libertad que Dios ya compró para ti! y ¡rompe todo acuerdo que hayas realizado con tu enemigo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: